domingo, 16 de diciembre de 2012

Ya sólo queda una semana para que terminen las clases y que lleguen las vacaciones.
Sólo me queda por hacer un trabajo (salvo si quiero hacer alguno voluntario) y ya no me quedan exámenes, así que en ese sentido ya no estoy agobiada.
Durante las semanas pasadas he hecho trabajos casi sin parar y he estudiado para tres exámenes (no es mucho, pero bueno). Apenas me he movido de la biblioteca o de mi habitación.
Y lo único que he hecho ha sido comer y comer chocolate. Estoy llena de chocolate y lo peor es que ahora me he acostumbrado a comer mucho y me está costando controlarme.
Y encima me está tocando hacer muchas veces la comida o algún dulce para alguien.... ¡Entre una cosa y otra no salgo de la cocina! De hecho, hoy me toca preparar los aperitivos nuevos que haremos para Nochebuena para ver si realmente están ricos. Mis padres ahora no están, así que me han dejado a mí solita para prepararlos.
Hoy pesaba 63,2 kilos. No puevo evitar pensar que el año pasado en esta época pesaba 3 kilos menos.

Tengo la esperanza de poderme controlar un poco más en navidades.  Sí, suena raro, pero no me gusta el marisco y otras muchas cosas que se comen en estas fechas. Y si paso más tiempo fuera de casa también comeré menos.

Ahora que tengo un poquito más de tiempo para mí volveré a hacer un poco de deporte, aunque sólo sea mientras leo en la cama hacer bici o algo así...

Como no se si volveré por aquí hasta después de navidades:
Felices Fiestas! :D

domingo, 9 de diciembre de 2012

Propósitos para 2013

Hace mucho que no paso por aquí. Me da vergüenza volver para contar lo mismo de siempre, que no soy capaz de adelgazar ni un gramo, que lo único que hago es engordar, que estos días mi peso se balancea entre los 62 y los 64 kilos y yo no paro de pensar en que el año pasado para Navidades conseguí adelgazar hasta los 59,7 kilos.
Pero aquí estoy, llevo toda la tarde en la cama haciendo trabajos (sólo me puedo concentrar en mi cuarto y el escritorio está hasta arriba de cosas), comiendo chocolate y bebiendo té con la esperanza de que si bebo mucho al menos no engordaré tanto.
Cuando lleguen las vacaciones de Navidad podré despertar de mi letargo de horas y horas de trabajo para iniciar una nueva dieta o caer definitivamente.
Este año pasaremos Nochebuena en Valencia con mis tíos y mis primas, así que espero que al menos así me de vergüenza ir cada cinco minutos a la nevera y logre adelgazar un poco.

Quería hacerla típica lista para el año que viene. Es algo que se me ha ocurrido de repente en una de mis pausas para cambiar la música (¡sin música no me concentro!), así que no tengo nada realmente pensado.

1. Adelgazar -> quiero pesar 59 kilos como mucho para mayo (Quiero ir al expomanga con un vestido concreto y quiero que me quede lo mejor posible).
2.Tocar como mínimo 1 hora al día el violín, 2 en fin de semana. Es poco, pero así al menos me obligo a tocar cada día. El año pasado casi no tocaba entre semana y apenas mejoré. Este curso he estado tocando una hora y media al día y en un mes ya había mejorado un montón.
3. Sacar alguna matrícula de honor. El año pasado me quedé a un punto de conseguir una y me dio mucha rabia.
4. Buscar una orquesta o alguien con quien tocar
5. Si me voy de Erasmus, buscar un profesor de violín para seguir mejorando y no dejar de tocar.
6. Leer muchos libros. Este año he leido muy poco en comparación con el año anterior y si ya de por sí se me acumulan los libros por leer, ahora la montaña es inmensa.
7. Dejar de ser tan tímida. Es algo que odio de mí, mi extrema timidez. Es frustrante y por culpa de ella casi no tengo amigos.
8. Aprender a coser algo más complicado. Sólo sé hacer cosas sencillas, pero me encantaría poder hacerme mi propia ropa.
9. Dejar de perder tanto el tiempo y gastarlo en cosas útiles.
10. Mantener mi cuarto ordenado. ¡Es algo imposible para mí!
11. Aprender a cocinar más cosas.
12. No comerme media masa de cualquier dulce que esté haciendo. ¡Normal que no pare de engordar!
13. Mejorar mi inglés. Quiero tener un C2 !!
14. Grabar alguna canción en condiciones cantando para así poder buscar un grupo más fácilmente.

martes, 30 de octubre de 2012

Justo cuando  todo parecía ir mejor me derrumbo. 

Hoy he terminado la clase de literatura llorando. A pesar de haber cortado con mi novio hace un mes él sigue hablándome constantemente por mucho que le diga que pare. No quería bloquearle porque creía que se daría cuenta de que así sólo logra hacernos daño a los dos. Pero parece que no quiere parar. 
Ayer por la noche hablé con él para ver si por fin conseguía que dejase de molestarme. Acabamos discutiendo. Y precisamente he soñado que quedábamos para hablar y discutíamos, él intentaba volver conmigo, pero yo no quería. 
Y hoy en clase he mirado el móvil y ahí estaba: un nuevo mensaje suyo en el facebook. Él me culpa por todo lo que ha pasado. No entiende que llevábamos mal más de un año. Dice constantemente que no había ningún motivo para dejarlo. Pero yo ya le he dicho mil motivos. A veces dice que me ama y otras que me odia. 
Después de un mes ya estoy tanto física como mentalmente agotada. Pensé que ya no me quedaban más lágrimas que derramar. Pero han comenzado a brotar lágrimas de cocodrilo mientras leía el mensaje, media hora antes de que terminase la hora de literatura. Y no he parado hasta un buen rato después. He faltado a mi clase de neerlandés porque tenía de comenzar a llorar de nuevo en medio de clase. Ayer tampoco fui porque tuve que hacer papeleo. Y mañana no quiero ir. No tengo ganas y además toca clase de conversación y la odio porque no me gusta hablar en público y menos aún en un idioma que apenas conozco. 
Desearía poder quedarme en la cama y no salir hasta dentro de mucho tiempo. 

Me siento sola otra vez. A pesar de los abrazos de hoy de mis amigos. En cuanto nos separamos se me olvidan. Ahora mismo me gustaría tener a alguien que me abrazase y no me soltase. Pero estoy sola y soy demasiado cobarde como para pedir consuelo. 

sábado, 13 de octubre de 2012

Debí haberme quedado eternamente entre tus brazos.


Debí haber dejado que me acunases toda la noche.

viernes, 12 de octubre de 2012

A hug

Hoy es uno de esos días en los que no sé si quiero reír o llorar. 

"I want a hug, a tea and sleep."

jueves, 11 de octubre de 2012

Concentración...¿Dónde estás?

Llevo las dos semanas que llevo de curso sin poder concentrarme en nada. 
De repente me he dado cuenta de que he fallado en todo y, aunque todavía no he perdido la esperanza, tengo la sensación de que no vale la pena esforzarse. 
Este año he coincidido en clase con 12 personas más o menos del año pasado. Y por primera vez desde que empecé la universidad creo que puedo contar con al menos tres para hacer los trabajos en grupo. O por lo menos ya estamos juntos en dos de ellos. Esto os parecerá una tontería, pero el año pasado absolutamente todos los trabajos en grupo fueron un desastre. O la gente no sabía hacer las cosas y se enfadaba conmigo porque les decían que algo no se hacía así o simplemente me excluían del grupo en el mismo momento en que había que entregarle a la profesora los grupos ya formados...
Por el momento este año esa parte parece que va a ir mejor. 
Pero todo es muy extraño porque ahora estoy con tres personas con las que el año pasado casi no hablaba, aunque sí más al final del curso. Ellos ya llevan siendo amigos desde el año pasado y yo me he metido en su grupo de repente.

Al final corté con mi novio. Ya no podía soportarlo más. No parábamos de discutir, él no me hacía caso... Y aunque me ha dolido dejarle, creo que me ha hecho muy bien, pues en esta última semana ha intentado convencerme de volver con él con ofrecimientos que no me gustan. Y me he dado cuenta de que en realidad no me conoce. 
A ver, sé que no puede saber todo sobre mí, pero al menos saber que cuando salgo por la noche no bebo porque no me gusta el alcohol. Y si salgo es porque me gusta estar con mis amigos mientras escucho música y bailo. Esta semana mi novio/ex me ha ofrecido  salir con él por la noche (es decir, él se sentaría en una esquina oscura a mirarme  mal mientras yo estoy con los demás o me arrastraría a su esquina) con su hermana. ¿Qué pinto yo con su hermana? Si apenas la conozco. No me gusta salir de fiesta por salir de fiesta, sino salir para estar con mis amigos, no con la hermana de mi ex...
Y me dijo que si iba a su casa me compraría un montón de chocolate... Sabe que incluso antes de conocernos ya tuve problemas con la comida. ¿Y pretende hacerme comer hasta reventar para que engorde y me odie aun más a mí misma?...
De repente tengo la sensación de haber malgastado los últimos cinco años de mi vida. O por lo menos el último año me lo quitaría de encima de un manotazo, como a una mosca, sin pensármelo dos veces. Porque las cosas van mal desde hace tiempo pero soy una cobarde que no quiere estar sola. 
Solo que ahora he descubierto que al estar sola puedo hacer lo que quiera sin que él me mire mal después. He quedado con mis amigos, he salido, he ido a museos,... Y sí, por una parte me siento sola, pero por otra él nunca ha estado conmigo cuando le he necesitado. 
 Me habría gustado haber terminado las cosas de otra forma, sin odiarle, por ejemplo, pero en estas semanas que hemos estado enfadados me ha agobiado tanto... Tenía cada cinco segundos mil mensajes en el whatsapp, en el facebook... A veces diciéndome que me ama, otras diciéndome que me odia. 

Sigo queriendo irme de Erasmus el año que viene, pero es posible que para entonces ya no haya Erasmus al menos para los madrileños, así que estoy agobiada intentando averiguar qué va a pasar. 
Con la dieta me descontrolé por completo después de aguantar la primera semana sin un solo fallo. En las siguientes tres semanas volví a engordar todo lo que había adelgazada. Pero esta semana parece que las cosas se han calmado un poco y he vuelto a bajar a los 62 kilos. Y con suerte siga bajando esta semana y la siguiente y la siguiente.... ¿Sería posible alcanzar los 53 kilos para Navidades? 

Muchas gracias por vuestros comentarios en la anterior entrada. Todavía tengo que contestarlos y volver a mirar vuestros blogs. He andado perdida durante mucho tiempo y no sé cuándo volveré porque últimamente no tengo ganas de nada. Aunque seguramente al decir esto me he "condenado"a mí misma a volver dentro de dos días para escribir. 

 

miércoles, 12 de septiembre de 2012

I'm kind of back

He estado tanto tiempo ausente por una simple razón: últimamente no dejaba de engordar. No quería que supieseis que he engordado hasta los 65 kilos, un peso que se suponía que había dejado atrás hace más de un año. 
Pero esta vez he vuelto con un peso de 62,9 kilos gracias a haber vuelto a visitar a la nutricionista. Este es el cuarto día de dieta y todavía no me la he saltado (y ahora es cuando necesito tocar madera no vaya a ser que nada más escribir me la salte). 
Estoy feliz porque parece que la dieta está haciendo efecto. Me había propuesto perder cada día unos 300 gramos y hoy que es el cuarto día he perdido 1200 gramos. :)

Por lo demás no sé qué contar. Ya he hecho mi matrícula, así que este año haré el segundo curso de Historia del Arte y con suerte el año que viene me iré de Erasmus. 

Con mi novio sguen las cosas igual, solo que ahora no paramos de discutir. Hace unos días dijo algo que me hizo mucho daño y desde entonces no nos hemos visto. De momento no le quiero ver. 

domingo, 22 de julio de 2012

I just want someone to care about me

Todo el mundo tiene a alguien a su lado. Una persona especal a la que puedes contar cualquier cosa, que siempre te escucha. Que te quiere. Todo el mundo tiene a una persona así menos yo. 
I feel alone...

No tengo a nadie con quien hablar, a quien contar todo lo que pasa por mi mente. Y parece que a la persona que más debería importarle lo que digo es la que menos me escucha. Y la que menos me apoya. He intentado hablar con él de todo, pero nunca me escucha. 
Nos fuimos de viaje una semana nosotros dos a la playa y ya desde el primer día empezamos a discutir porque él nunca me esucha y cambia de opinión. Si habíamos hablado de ir a algún sitio antes él cambiaba luego de opinión sin decírmelo. O daba por sentado cosas.... Porque cuando le hablo sólo escucha lo que le da la gana. No le interesa lo que digo y se inventa todo. Algún día grabaré alguna de nuestras conversaciones y le ondré la grabación cuando se empeñe en que he dicho algo que claramente nunca he dicho. 
Ni siquiera se acuerda del día en que nos conocimos y se inventa que ese día llevaba coleta. ¡Pero si fuera de casa casi nunca llevo coleta! Y hasta hace un año ni se me ocurría salir con coleta a la calle y nos conocimos ya hace 5 años...
No me escucha incluso ni para cosas que a él también le afectan. Quiero irme de Erasmus el año que viene y tengo que prepararlo todo para este año así que comencé a mirar. Le conté los sitios a los que me apetecía ir y alguna que otra cosa, pero le dio igual. Si yo me voy vamos a estar un año entero en paises distintos pero parece ni eso le importa. 
¿Entonces por qué sigue conmigo? 
 

 
 

martes, 17 de julio de 2012

Siempre vuelvo aqui avergonzada. 
¿Cómo puedo estar tan gorda? No he adelgazado nada. NADA. 
Me he ido de vacaciones una semana, me han quitado los brackets.... Debería estar feliz, pero no puedo. Porque sé que me estoy convirtiendo justo en la persona que no quiero ser. Cada vez estoy más gorda. Siento como cada vez noto menos los huesos que antes por lo menos podía percibir bajo mis capas de grasa. Cada día tengo más celulitis y estoy más flácida... Me odio. ¿Por qué en vez de dejar de comer,  como más de lo que debería? Sé que como siga así dentro de poco volveré a pesar los temibles 67 kilos que dejé atrás hace un año.
Y por si no fuese poco cada día me siento más insegura. orque sé que nunca voy a conseguir lo que quiero. Cada vez lo tengo más claro. Pero aun así hay algo dentro de mí que me obliga a intentarlo. No sé si es mi fuerza de voluntad o un deseo de autodestrucción porque lo que me propongo nunca me sale bien. Él tiene un grupo de música y la cantante por fin se había marchado (ya me había dicho hace bastante que no les gustaba como cantaba y que querían que se fuese), así que quería saber si a mí me interesa. ¿Como expliarlo? Llevo muho tiempo buscando un grupo pero ninguno era exactamente como yo lo quiero. Y el grupo de este amigo me parece fantástico, tienen las influencias que justo quería yo para mi grupo. Es un grupo de gótico melódico/sinfónico, que es mi música favorita. Y además mi profesora siempre dice que mi voz quedaría muy bien en un grupo así. Me encantaría que me escogieran a mí, pero sé que es un sueño imposible. 
Admitámoslo, no sé cantar. Me tiembla la voz. Casi no se me oye. Tengo mucha vergüenza, y más aún si tengo que cantar. Y sé que no voy a ser capaz de hacer la prueba ni la mitad de lo "bien" que me salen las canciones en casa. Todavía no sé qué canciones cantar. Una es segura: Wish I Had An Angel de Nightwish, pero la otra (u otras, porque pueden ser dos más)... Todavía no sé cual escoger. Hay una de Epica que me gusta mucho, Trois Vierges, pero hay partes que no me salen bien. Y además está el problema añadido de que yo soy soprano y tanto la cantante de Epica como la de Nightwish son mezzosopranos y me cuesta mucho llegar a las notas más bajas... He buscado alguna canción de Stream Of Passion. La cantante es soprano, pero no encuentro ninguna versión de sus canciones únicamente instrumental así que no puedo hacer nada... (tengo que llevar la música y cantar yo encima). 


Pero mi mayor problema no es tener que cantar y que no me elijan a mí, sino que a mi compañero no le guste mi voz. Quizás suene un poco absurdo, pero he cantado un solo con el coro delante de un público relativamente grande y me ha dado mil veces menos vergüenza que cantar delante de gente a la que conozco. Siento que le voy a decepcionar y no quiero decepcionarle. Además quizás el curso que viene también coincidamos en clase. Si no me elijen ¿cómo voy a mirarle? No podré soportarlo, me acordaré de que me ha escuchado cantar y no le ha gustado toda la vida! Y no exagero porque si cometo un fallo muy grande delante de alguien no se me olvida jamás. Ese chico me cae muy bien y me gustaría mucho 1. seguir siendo su amiga (cosa que no podré si no me elijen porque no podré hablar con él)  y 2. cantar en su grupo porque seguro que sus amigos me caen muy bien y es el primer grupo que conozco que quiere hacer la misma música que yo. 


Además en la prueba no voy a estar yo sola, sino que también vienen las otras dos posibles cantantes. Seguramente dos chicas guapísimas, delgadas, elegantes, simpáticas.... y que, por supuesto, cantarán mil veces mejor que yo. ¿Soportaré quedarme en la prueba o me iré llorando nada más ecuche a la primera candidata?
 

domingo, 24 de junio de 2012

Ausente

Por fin estoy de vacaciones. 
Llevo desde el miércoles de vacaciones pero no he parado ni un momento. 
Para empezar el martes nada más salir del último examen nos fuimos a celebrarlo a una heladería. Estuve toda la tarde con mi novio. El miércoles quedamos por la mañana para ver la exposición de Rafael en el Prado (no merece la pena, hay unos 5 cuadros de Rafael y los demás son de Giulio Romano, y os lo dice una futura historiadora del arte). 
El jueves por la mañana empecé a ordenar todos mis apuntes del año. Llevo dos carpetas gordas llenas y todavía no he terminado.
Por la tarde quedé con mis amigos. 
El viernes pasé el día entero con mi novio. Fuimos a comprar un libro para él y un disco para mí (por fin tengo un disco de Deathstars :D ), además de dos camisetas negras de tirantes (una para decorar y otra para dejar así) y esmaltes de uñas. 6 para ser exactos. Sí, ya lo sé, son un montón, pero estaban de oferta y mi novio se empeñó en regalarme dos. 
Ayer estuve todo el día en un casa. 
 Estoy de vacaciones y todavía no he tenido tiempo de descansar. 
Además mañana empiezan las obras en la cocina (vamos a cambiar todo, incluidos suelo, pared y techo), así que vamos a estar unas 3 semanas con ruido y gente entrando y saliendo. 

Ya me han dicho dos notas: un notable y un 9 (en la primera nota sólo ponía notable así que no sé qué nota es exactamente). Sólo me quedan tres notas por saber. De esas tres sobre todo una me preocupa porque el examen no me salió muy bien (sí para aprobar, pero no para mucho más) y el trabajo de esa asignatura estaba fatal (era un trabajo en grupo, sólo yo iba a las clases así que sólo yo sabía cómo eran los trabajos de los demás y qué pedía la profesora, pero si les decía a mis compañeros que algo estaba mal me echaban la bronca y no me hacían ni caso). 

 No he parado de engordar. He llegado a pesar 63,5 kilos. Pero lo más frustrante han sido las noches en las que me iba a dormir pesando 63,5 y pensando que por la mañana habría adelgazado un poco y me despertaba pesando exactamente lo mismo por mucho que justo antes de dormir hubiese hecho ejercicio. No tiene ningún sentido pero meha pasado más de dos veces. 
 Por suerte hoy parece que mi cuerpo ha decidido reaccionar y hoy la báscula ha marcado 62,5 kilos. 

Para el sábado quiero haber vuelto a los 61 kilos, aunque sean 61,9.  
Me voy al parque de atracciones y a lo mejor hacemos alguna foto. Además voy con gente a la que hace casi un año que no veo y hace un año sobre estas fechas pesaba alrededor de los 61 kilos y no quiero que piensen que he engordado. 
Por un lado tengo unas ganas terribles de ir pero por otro voy con gente que hace tiempo que no veo y con otros a los que no conozco. ¿Y si al final acabo sola en medio de todos porque no le caigo ya bien a nadie? Soy muy tímida y me cuesta hacer nuevas amistades. 


jueves, 14 de junio de 2012

llevo una semana concentrada únicamente en los exámenes.
No he hecho nada más que estudiar.
Ni siquiera había encedido mi ordenador (que ya me lo han traido arreglado pero con un disco duro nuevo, he perdido mis cosas). Intenté escribir una entrada nueva, pero creo que terminé borrándola.
Hasta hoy no me he parado a pensar qué tiempo hacía fuera, qué día de la semana era, qué hora... Simplemente he estudiado y estudiado.
Ya he hecho cuatro de los cinco exámenes del cuatrimestre.Uno lo he suspendido seguro pero ya me lo esperaba y los otros creo que me han salido bien. He contestado a todo y creo que no me he olvidado de nada importante (alguna pequeñez es inevitable). Ahora depende de cómo corrijan los profesores. Sólo me queda un examen por hacer. Es el martes y espero que no sea muy difícil.
He estudiado mucho pero realmente no se me han quedado las cosas en la cabeza prácticamente hasta el día antes del examen. Por alguna razón parece que sólo puedo estudiar bien bajo presión. El resultado final ha sido que hoy he dormido menos de tres horas, he hecho un examen y he tenido el concierto de violín. Estoy muerta de sueño.

No he parado de comer. Pero de alguna forma no me ha importado tanto. Creo que es porque me parecía más importante aprobar que preocuparme de la comida. El resultado ha sido pesar hoy 63 kilos exactos y dormir hoy menos de tres horas.

Me voy a dormir, mañana contestaré a los comentarios de la entrada anterior. Tengo demasiado sueño como para leerme todas vuestras entradas. O a lo mejor me leo alguna y mañana las demás... No sé qué haré, tengo demasiado sueño como para  pensar con claridad.


sábado, 9 de junio de 2012

Llega el temido fin de semana

Durante la semana puedo controlarme más. Tengo clase, exámenes, me voy a la biblioteca y además mi madre da clases por la mañana en casa así que no puedo ir a la cocina.
Pero por alguna razón los fines de semana siempre me descontrolo y tengo que empezar de cero. 
A veces es por mi culpa. Como estoy en casa todo el día no paro de comer o si salgo con mi novio acabo aceptando comer un helado o algo así. 
Pero a veces parece que es el mundo el que se pone en mi contra. Mis padres se empeñan en salir a comer a sitios en los que la ensalada más sana tiene un exceso de salsa (porque siempre llevan demasiada, aunque les digas a los camareros que quieres muy muy poca), porque mi madre quiere tomarse un postre y se empeña en que lo comparta con ella...
Y yo soy débil y caigo en la tentación. 
Ayer me pasécomiendo. Mucho. Queso y pan. Normalmente no como pan porque no me gusta mucho, pero mi madre había comprado un pan distinto, riquísimo... y queso gallego. Por la noche estuve haciendo más ejercicio del que he hecho en toda la semana para no engordar mucho. El viernes pesaba 62,1; esta mañana 62,3. Al menos sólo he engordado 200 gramos. 
Pero este fin de semana voy a intentar controlarme más que nunca. De hecho he pensado hasta en llevarme los apuntes al gimnasio porque hace años que no voy y con los exámenes no tengo apenas tiempo. A lo mejor si hago cinta o bici más lento me sirve de algo, será hacer menos ejercicio pero al menos así estudio y hago ejercicio a la vez. 

Parece que al final no me voy a ir de vacaciones a ningún sitio porque no nos ponemos de acuerdo. Hay unos del grupo que no quieren irse muy lejos para no tener que pagar nada caro pero otros no quieren irse a un lugar demasiado cercana. A mí me da gual, cada vez tengo menos ganas de ir, así que casi es un alivio que no lleguen a un acuerdo. 
Pero con mi novio sí me voy a ir. Todavía no sabemos uando pero nos vamos a ir seguro.

martes, 5 de junio de 2012

Empecemos el día con buenas noticias: 
Hoy peso 62,2 
Ayer logré hacerme el esquema de los apuntes que me había impuesto (cosa rara en mí) e incluso habría seguido si hubiese podido utiizar el ordenador que estaba utilizando mi padre.

Ayer por la noche por fin vinieron a buscar mi ordenador para llevárselo a reparar. Espero que lo traten bien y me lo arreglen. 

Hoy tengo que terminar el esquema de los apuntes sí o sí para poder empezar a estudiar en serio y, si tengo tiempo, empezar a estudiar también otras asignaturas. 

Ayer por la noche llamó mi hermana a casa y estuvimos un rato hablando. Me dijo que no me preocupase por los exámenes, que seguro que me salían bien y que si no era así no era mi culpa, sino que sería porque he perdido los apuntes y que también tengo la opción de presentarme en septiembre. Sé que lo dijo para animarme, pero simplemente de pensar en tener que ir a septiembre con alguna asignatura más hizo que me entrasen ganas de llorar. 

Últimamente estoy sobreactuando mucho. No sé si es por la píldora, que me hace estar el doble de hormonada (el primer mes fue una llorera constante por cualquier cosa), porque si no paro de engordar me siento horrible y eso afecta a mi ánimo, por el estrés o por todo a la vez.

Muchas gracias por vuestros comentarios y por aguantarme con mi faceta fatalista. 

Arina

....

Hace tan solo tres días desde que escribí la última entrada y me parece que fue hace años. 
El sábado comenzó siendo un buen día, pero terminó siendo uno lleno de estrés. 
Por la tarde se me estropeó mi ordenador, mi maravilloso ordenador pequeñito que llevo a clase y que tiene todas mis cosas. He perdido las fotos que tengo preparadas para el blog (un daño menor, se pueden recuperar) y mis apuntes. Los apuntes de todo un cuatrimestre perdidos porque siempre se me olvida guardarlos en otro sitio. Sólo tengo el principio de las asignaturas porque ahí sí me acordé de guardarlos, los apuntes de  historia que ya estaban impresos y casi todos os de arte romano orque se los envié a mi padre para que los impreimiera desde su trabao. Lo demás lo he perdido todo. Por suerte me han  enviado sus apuntes dos amigos y parece que lo que tienen está bastante completo, aunque no es lo mismo.
Por la tarde había invitado a mi novio a mi casa y el pobre pasó toda la tarde intentando arreglar mi ordenador con mi padre y aguantando mis llantos. 
Encima luego para agradecerle haberme intentado ayudar le invité a cenar. Pizza. Y comí un montón, aunque realmenteno tenía hambre, lo único que quería era morirme. Sé que suena exagerado, pero de alguna forma siempre he pensado que no valgo para estar en la universidad y parece que el mundo está de acuerdo con eso y quiere que suspenda. Y lo peor es que habría perdido un año entero en la universidad. Empiezo a pensarme seriamente no volver a la universidad, total, toda la gente a la que admiro no tiene carrer y la gente que incluso tiene dos carreras está viviendo de un trabajo mísero que nada tiene que ver con lo que estudiaron. (sí, últimamente estoy fatalista).

Comí mucha pizza. Tanta que al día siguiente pesaba un kilo medio más que hasta ayer no me pude quitar de encima. 
Pero ayer tuve el examen de historia. No era tan difícil, pero me bloqueé por completo y creo que no he respondido nada bien salvo una pregunta. y para aprobar el examen se necesita sacar un 6. Y no llego al 1 ni de broma. Me siento fatal, va a ser el primer examen que suspenda en años. Me da mucha rabia, porque además quería intentar pedir alguna beca, pero si suspendo seguro que no me da la nota. 
Estaba deprimida por lo mal que me salió el examen y, en vez de llorar que es lo que debería haber hecho, no paré de comer en todo el día. Comí y  comí sin parar. Entre el peso de la mañana y el de la noche había dos kilos de diferencia.  
Así que hoy he decidido hacer día de fruta (por fin, después de varios días diciendo que lo iba a hacer). De momento va medio bien. Por la mañana he desayunado melón y dos cucharadas soperas de cereales porque sino me mareo. Y hace nada me he tomado dos tostadas de arroz inflado (o como se llamen), cada una de 26 calorías. Sé que tampoco debería haber comido eso, pero me moría de hambre. La comida ha sido toda fruta y la cena será fruta.
El día de fruta me parecía una buena forma de empezar a controlarme en serio.Con os días de fruta me demuestro a mí misma que por mucho que me apetezca comerme una tableta de chocolate entera me puedo aguantar y comer cosas sanas en su lugar, cosa que se me olvida constantemente.

A lo meor nos vamos después de los exámenes algunos de clase de vacaciones. Se supone que iremos a una casa enorme con piscina. Me encanta la idea y a la vez me horroriza: ¿yo en bikini delante de tanta gente? ¡Ni hablar! No quiero que me vean así, y menos si van las chicas esas  tan guapas de clase que parecen todas unas modelos. Y encima no me da tiempo a adelgazar casi nada en dos semanas. Espero que al final el plan no funcione.





sábado, 2 de junio de 2012

Empiezan los exámenes

El lunes comienzo con los exámenes.  Y eso que todavía no me he hecho a la idea de que ya estoy en plena época de exámenes. Creo que es porque en el cuatrimestre pasado tuve casi un mes entre la entrega de los trabajos y los exámenes y en este cuatrimestre ese tiempo se ha reducido a un fin de semana. 
Pero por suerte nos han cambiado las fechas de algunos exámenes y ahora tengo más tiempo entremedias. 
Esta semana tengo un examen el lunes y otro el viernes. A la siguiente uno el martes y otro el jueves. Y en la última tengo sólo el martes. Antes tendría tres exámenes la semana que viene. 
Por una parte tengo miedo del examen del lunes y por otra parte tengo tan asumido que voy a suspender que me da un poco igual. No es que esté siendo pesimista, sino que el profesor es el típico que suspende a todos. Por lo visto el año pasado sólo aprobó a 6 personas en junio y a 8 o así en septiembre. En sus horas de clase mi aula se llenaba de repetidores.  Muchos de los de mi curso van a dejar la asignatura para septiembre, pero a mí no me gusta eso de dejarlo, es como si me diese por vencida sin siquiera haberlo intentado. Aunque tampoco estoy estudiando mucho...

Tema peso: esta mañana pesaba 62,2. Llevo varios días adelgazando 100 gramos por día. Había planeado adelgazar un kilo por semana, pero mientras siga bajando, aunque sea de manera más larga, me conformo. Algo es algo. :)

Este verano voy a intentar irme una semana o así a la playa con mi novio. Quería intentar irme a finales de junio o a principios de julio para aprovechar que vamos a cambiar la cocina de mi casa. Vamos a cambiar absolutamente todo. El suelo, la pared, vamos a pintar el techo, moveremos la caldera al balcón (el balcón también lo cambiamos de arriba abajo) y hemos comprado muebles nuevos y un horno precioso (¿he mencionado alguna vez que me encanta cocinar?). 
La playa no me gusta mucho, pero la semana que pasé el año pasado con mi novio me encantó. Fuimos a una casa de mis tíos que tienen en un pueblo de Valencia en el que no hay nadie y cuando no tienen la casa alquilaa nos la dejan. La playa está desierta y no hace tanto calor como en Madrid. Y además estuve toda una semana con mi novio a solas. ¿Qué más se puede pedir? 

Arina
 

jueves, 31 de mayo de 2012

Después de comer y comer sin parar parece que desde ayer he vuelto a controlarme. 
Desde el viernes y los dos donuts he sido incapaz de controlarme. He comido y comido sin parar, apenas he estudiado en casa porque estaba demasiado ocupada en la cocina. 
No sé si ha sido por el estrés de los exámenes y los trabajos, pero me da igual, no hay excusa que valga. El año pasado pesaba exactamente lo mismo sobre estas fechas y me prometí a mí misma que no pasaría ni un año más siendo gorda. Claro que si tenemos en cuenta que a los 11 años me prometí que a los 14 ya no estaría gorda y con 19 años todavía no he cumplido la promesa no sé de qué me sorprendo. 
Pero parece que ayer logré calmarme un poco y dejar de lado la comida. Esta mañana pesaba 62,4. 


Mañana tengo que exponer dos trabajos. Uno seguramente lo suspenda, aunque esta vez sé que no será por mi culpa, sino por culpa de los demás miembros de mi grupo, que no saben hacer un trabajo y mucho menos un powerpoint. ¡Si han escrito párrafos y párrafos sin imágenes y todo copiado de wikipedia! Lo he intentado cambiar para que quede mejor, pero no sé cómo se lo tomarán. Pero me da igual, yo no quiero suspender, y menos por culpa de otros. 


El lunes empiezo los exámenes. 


No sé qué más contar, estos días no me ha pasado nada interesante. Muchas gracias por vuestros comentarios :)


Arina.

sábado, 26 de mayo de 2012

Ayer estuve fuera de casa unas 15 horas. 
Fui a clase (una hora y media interminable de ver presentaciones, una hora y media de una de mis clases preferidas y una hora y media de recopilar información en la cabeza a una velocidad alarmante) hasta la 1 y después me fui con una amiga a comer. Me hizo mucha ilusión quedar con esta chica. Hacía mucho tiempo que no nos veíamos, es la hermana del ex de mi novio, ambos terminaron muy mal y desde entonces apenas nos hemos visto. 
Yo comí un sandwich mixto (llevo ya dos en una semana, creo que voy a tener que ir pensando en compensarlo con un día de fruta). En la comida estuvimos hablando un poco de todo, de nuestras carreras, de las diferencias entre su facultad y la mía. Las dos hemos descubierto que, aunque yo tiro más a letras y ella a ciencias, a ambas nos encantan las dos ramas. Hemos estado hablando de música y las dos nos hemos reído al daros cuenta de que no sabíamos que a la otra le encanta el mismogrupo: Deathstars. A partir de ahí nuestra conversación ha girado en torno a Deathstars. 
Luego fuimos a tomar un "postrecito" al Dunkin Coffee porque ella tenía un descuento para una caja de seis donuts. Y sí, nos la compramos, pero sólo fuimos capaces de comernos dos donuts cada una (¡y menos mal!) a lo largo de toda la tarde. El tercero me lo guardé porque odio tirar la comida. Por desgracia ha terminado siendo mi desayuno de hoy. Luego nos fuimos a dar una vuelta para bajar un poco los donuts.
Nos despedimos (abrazos, mirar si necesitábamos intercambiar móviles, más abrazos, seguir hablando aunque tenía prisa...) porque yo tenía que irme a clase de canto. 

Fue un día agotador, pero lo pasé muy bien. Lo único malo fueron los donuts, que obviamente me han hecho engordar un montón. Esta mañana pesaba 62,8. Y yo que casi había logrado bajar a los 61 kilos... Cada vez me planteo más en serio hacer un día de fruta.

miércoles, 23 de mayo de 2012

Demasiado ancha

Un día estás en el metro, de pie porque no hay asientos libres y leyendo un libro. La música resuena en tu cabeza a través de los cascos. Lo suficientemente alta como para poder escuchar cada uno de los instrumentos pero lo suficientemente baja para poder escuchar lo que pasa a tu alrededor. Estás feliz, ha sido un día agotador pero por fin vuelves a casa. Pero de repente te ves reflejada en el cristal. Una chica alta, quizás demasiado alta para las demás personas que viajan ese día en el metro, fea como un monstruo y gorda. Extremadamente gorda. Y muy ancha. Y de repente toda la alegría se desvanece. Ya no te importa que la narración del libro te tenga atrapada, que en tu Ipod suene la mejor parte de tu canción favorita. Sólo puedes mirarte horrorizada en el cristal.

Me he sentido fatal desde que me he mirado en el metro. ¿De verdad estoy tan gorda? Yo sabía que estaba gorda, ¿pero tanto? ¡Por dios, si casi estoy igual de gorda que esas personas que en el metro ocupan dos asientos y en vez de sentarse reclinan el cuerpo porque sus muslos y sus glúteos son tan gordos que impiden que se dobles! Me he dado verdadero asco. Y sobre todo porque me he visto muy ancha, como si me hubiesen inflado sólo de los lados. 

Y sin embargo hoy cuando he llegado a casa después de las clases pesaba 62,1. He adelgazada y, sin embargo, hoy me siento la persona más gorda del universo. No tengo remedio. 

Hoy he conseguido controlarme un poco. He comido normal. Un sandwich de queso (el jamón que había en casa no me gustaba) que me ha hecho mi madre porque en principio no iba a ir a comer pero estaba agotada. Un tarrito de gelatina de frambuesa riquísima. 
De merienda he tomado un té y dos tostadas pequeñas de pan integral con queso fresco light (de esto sí sé las calorías, 50 por cada tostada + queso)
De cena he preparado para todos una ensalada con queso de burgos y un poco de salmón. 
 Sé que aun así he comido mucho, pero no es nada en comparación con lo que como últimamente. Me he propuesto volver a seguir la dieta que me hizo la nutricionista el año pasado. Guardé todas las hojas. 

Ya no tengo nada más que contar. Prometo que intentaré hacer las entradas más cortas. Antes se me hacía imposible escribir entradas largas, pero ahora no sé, empiezo a escribir y cuando me doy cuenta ya he escrito mi vida y milagros. 



Besos, Arina

martes, 22 de mayo de 2012

Hoy no he parado de comer. ¿Qué me pasa últimamente? 
Esta mañana pesaba 62,7. Sobre las 7 de la tarde pesaba 63,8 kilos. ¿Y qué he hecho al ver ese horrible número? He ido a la cocina para prepararme una taza de cereales. 
No valgo para estar delgada, sólo sé engordar y engordar sin parar. ¿Por qué fui capaz el año pasado de adelgazar pero este año no? ¿Qué me pasa? Estoy bloqueada. En todo. No puedo estudiar, no uedo adelgazar.... llevo toda la tarde con un trabajo. Sólo tengo que escribir de tres a cuatro páginas porque es un trabajo en grupo, pero llevo más de dos horas con la última página y parece que nunca va a acabar. 
Hace mucho que no voy al gimnasio. No es porque no haya tenido tiempo, sino que se me olvida. Espero ir este jueves (o mañana, depende de cómo tenga el pelo de sucio). El domingo iré seguro.

Hoy quería hablar con el chico del que hablé ayer. Me he conectado al msn y he estado todo el día con el móvil en la mano por si acaso él me hablaba. Se ha conectado al msn, pero realmente no sabía qué decirle, así que al final no he hablado con él. Soy una cobarde. Pero es que tampoco sé qué decirle. Ni siquiera sé por qué quiero hablar con él. Supongo que porque en algún momento fue mi amigo. 

Qiuiero quitarme los brackets. El dentista lleva dándome largas desde hace casi un año, cada cierto tiempo me dice que me lo va a quitar en "dos o tres meses", pero nunca me los quita. Y no los aguanto más. Me hacen daño, las gomas hacen que me duela la cabeza, ya sí que no salgo bien en ninguna foto y me hacen tener cara de estúpida. Creo que como siga mucho tiempo con ellos me los acabaré arrancando. De verdad que cada vez que me acuerdo de que los llevo me dan ganas de arrancármelos.
 
No sé qué más contar. Ahora montaré un rato en bici. Estaba viendo "Ya no estoy gordo" y me ha motivado. 

lunes, 21 de mayo de 2012


Cada vez que creo que me puedo controlar acabo fracasando. “No voy a cenar” me dije ayer después de escribir en el blog. Y terminé comiendo un trozo de queso y un poco de la comida de hoy mientras la preparaba. También pretendía no comer hoy, ya que me toca pasarme el día entero en la universidad. Pero he acabado comiendo, e incluso ayer por la noche decidí hacerme la comida. Spaguetti a la carbonara. Me los he comido todos. Me doy asco. Ayer preparé la comida de hoy para hacer algo, no aburrirme y terminar comiendo todo lo que se me pusiese delante y hoy he comido todo lo que había traído a la universidad porque estoy nerviosa.
A mis nervios hbituales pre exámenes y entregas y presentaciones de trabajos se ha unido un nuevo factor. Mañana me dará absolutamente igual, pero hoy no puedo pensar en ello.
Ayer por la noche, cuando ya estaba a punto de quedarme dormida, vibró mi móvil. No me pareció extraño porque le había mandado un mensaje a mi novio hacía ya un rato y, aunque no esperaba contestación, podría haberme contestado. No hice caso al teléfono, ya podría leer el mensaje por la mañana. Pero al cabo de unos 10 minutos el móvil volvió a sonar. Eso ya me pareció más raro, así que miré el móvil. Era un whatsapp de un amigo (si es que le puedo llamar así). ¿Os acordáis del verano, que os conté que conocí a un chico muy simpático, que decidimos decir lo típico de ser novios de repuesto (tanto él como yo teníamos pareja) pero que el día antes de irse tres meses fuera me dijo que no me hiciese ilusiones con él (nadie se había hecho ilusiones, pero bueno) y no volví a saber nada de él hasta que volvió? Pues bien, cuando volvió hablamos alguna que otra vez, pero casi nada. Por eso me pareció aun más raro que me hablase. Los dos mensajes que me había eran un saludo (o todo lo saludo que puede ser un “eyy. Oye”). Me quedé de cuadros cuando leí lo que me escribió. “ Hace unos días corté con mi novia”. Mi primer instinto fue responderle con un “y a mí que más me da?” (vale sí, me cabreó que me despertara y que encima ahora me dijese eso después de decir que no me hiciese ilusiones, pero no era plan de decirle eso, así que le dije que lo sentía y le pregunté qué había pasado. Pero realmente lo que quería responder era que no entendía por qué sólo me habló para decirme eso.
Y ahora no sé qué pensar. No sé si sólo me lo contó para molestar o porque quería algo o... yo que sé. Esta mañana he mirado el móvil por si acaso no lo había soñado, pero ahí está grabada la conversación. Mañana me dará completamente igual todo, pero hoy me no sé qué pensar.

domingo, 20 de mayo de 2012

Me gustaría empezar de cero. 
He pensado incluso en abrir un nuevo blog y olvidarme de este, pero soy una de esas personas que tienen miedo a lo nuevo y prefieren no cambiar. Quizás acabe cambiando la apariencia del blog. Ya la cambié una vez, pasé del negro y tonos rojos al blanco y tonos morados. 
Pero el problema no es la apariencia del blog, el problema es mío. 
No sé si quiero volver a meterme de lleno en el mundo de los blogs o apatarme de él. A veces deseo volver y otras desaparecer. Total, nadie me echaría de menos. El mundo gira mientras yo me quedo en el mismo punto. 
Estoy fracasando en todo. Este cuatrimestre está pudiendo conmigo. En todo. Las clases de este cuatrimestre son más duras -aunque en comparación con las del primer cuatrimestre todas lo son-, tengo casi el doble de trabajos -en una asignatura he llegado a tener 4 y no precisamente pequeños-, además se han sumado las nuevas clases de canto con otra profesora (me parece que avanzo más que con la anterior, pero me manda deberes que me quitan tiempo de estudio) y los preparativos para el examen de violín -nunca me había salido un examen tan mal-.
Desde enero no he dejado de engordar. El 31 de diciembre logré volver a bajar a los 59 kilos. Vale, pesé 59,9 kilos, pero había vuleto a traspasar la frontera de los 60. Desde entonces no he dejado de engordar. Desde mi cumpleaños no he vuelto a pesar 61 kilos. Ahora me debato entre los 62 y los 64. Sí, lo sé, me he convertido en el monstruo horrible que dejé de ser hace un año. El 28 de mayo, día de mi graduación, estaba feliz porque pesaba 62,9 kilos, la primera vez en años que veía ese número. Hoy, que pesaba exactamente lo mismo por la mañana, sólo he sentido alivio por no haber subido a los 63 de nuevo. Pero casi. 
Y es que parece que últimamente me ha atrapado la espiral de los 63 kilos.  No sé si a alguna de vosotras también le pasa, pero de vez en cuando parece que mi cuerpo es reacio a abandonar un peso. Antes de pesar 59,9 kilos estuve varios días pesando 60 kilos exactos, ni un gramo más ni un gramo menos, por mucho deporte que hiciera y por poco que comiera. Ahora parece que me ocurre lo mismo con los 62 kilos. No puedo bajar de peso. Y en cuanto me descuido vuelvo a pesar 63 kilos. Por mucho que el día anterior pesase casi 61 kilos y no coma mucho, la báscula infla los números. Cuanto menos peso por la mañana, más infla los números la báscula. 
Debería vlver a empezar una dieta de verdad, pero últimamente soy incapaz de controlarme. Estoy comiendo todo el rato. Evito la comida hipercalórica, me he hecho fan de las tortitas de arroz y de las barritas que le recetó el nutricionista a mi madre para la merienda, pero eso no quita que no pare de comer. Las calorías siguen sumando. 

Creo que voy a intentar volver a meterme en el mundo de los blogs. No quiero estar sola, cada vez me siento más desprotegida y no sé dónde encontrar protección fuera de los blogs. 

 Arina

viernes, 11 de mayo de 2012

miércoles, 25 de abril de 2012

Necesito Motivación

Necesito motivarme de nuevo, pero no encuentro la forma. Conseguí adelgazar hasta los 61,6 kilos para mi cumpleaños, pero inmediatamente volví a engordarlos hasta el punto de hoy no haber visto un número más bajo que el 63. ¿Cómo he podido engordar tanto? Mañana tengo que ir sí o sí al gimnasio, no tengo ninguna excusa, aunque luego no pueda dormir hasta tarde para recuperar las dos horas y media que estoy en el gimnasio cuando debería estar haciendo trabajos para la universidad.  
¿Para qué sigo en la carrera? Cada vez veo más cerca los suspensos de este cuatrimestre. ¿Entonces para qué voy a clase? Pero aun así soy estúpida y voy cada día, aunque la espalda me esté matando (siempre que tengo estrés me duele), tanto que ni siquiera me deja dormir bien. Pero si me quedo en casa no hago nada. 
Estoy planteándome seriamente no ir mañana a primera hora. ¿Para qué voy a ir si esa profesora no explica nada? Además, esa hora y media me vienen muy bien para seguir haciendo trabajos.
No sé si decirle a mi madre que mañana hagamos día de fruta. Pero los días de fruta me ponen de mal humor y ya estoy lo suficientemente malhumorada por el dolor de espalda. Pero a la vez quiero volver a pesar 60 kilos, incluso volver a pesar 59 kilos, ese número tan efímero que siempre se me escapa. Hace poco había logrado volver a controlarme. ¿Por qué ahora no puedo dejar de comer?











lunes, 9 de abril de 2012

Perdón por estar ausente tanto tiempo, pero cuando las cosas van mal no tengo ganas de escribir.
Quedan 11 días para mi cumpleaños y peso 62,8 kilos. ¡Son casi 63! Lo sé, es horrible... Hace tres días pesaba 62 kilos exactos.
Pero ya me he puesto las pilas. El sábado me apunté al gimnasio y fui ayer por la mañana. Mi monitor (o monitora, porque al principio me atendió una chica, pero luego se fue y siguió un chico) me puso un plan que tenía más sentido que el que me pusieron la última vez. 60 minutos de cardio y luego abdominales y lumbares. Empecé suave, todo en el primer nivel, pero aun así en los últimos 20 minutos de cardio estaba agotada. Pero no me paré ni un segundo y fui a un ritmo relativamente rápido.
Tengo que hacer el mismo recorrido una semana más (aunque sólo voy a ir dos días por semana).
Además, lo bueno del gimnasio es que hay clases y estoy pensando en probar la clase de salsa. Lo malo es que las clases son los martes y los jueves de 21:00 a 22:00, relativamente tarde, así que no sé si al final iré.
Que raro, de momento no tengo agujetas.

Hoy, como es el último día de vacaciones de semana santa, he quedado a comer con mi novio. Pero nada más comer me tengo que ir porque tengo clase de violín.

Estoy muy liada con los trabajos de clase. Tengo que hacer un trabajo bastante largo de historia para el día 16. Creo que me va a dar tiempo, pero me da miedo la segunda parte de ese trabajo, que es para dentro de un mes, igual que los demás trabajos, pero es aun más largo que la primera parte. Y además tengo que hacer los demás trabajos....Creo que no voy a tener tiempo ni de respirar.

domingo, 25 de marzo de 2012

Stop eating!

Hace más o menos un mes me compré un vestido.
Era uno de esos vestidos negros, ceñidos y muy elegantes. Sé que con mi peso actual ponerme ese vestido sería una locura, así que decidí estrenarlo el día en que vuelva a pesar 60 kilos (aun así sería un peso horrible, pero mejor que 63).
Lo malo es que tenía la esperanza de adelgazar antes. O más bien de dejar de engordar.
Así que mi vestido precioso sigue en mi armario, esperando a que algún día sea capaz de calmarme y dejar de comer.
Porque esta vez sí que he engordado por comer y comer sin parar. A veces incluso me duele la tripa de haber comido tanto, pero ese dolor me hace seguir comiendo. Muchas veces me es más fácil no comer a dejar de hacerlo una vez
he empezado.

No sé si es por haber empezado a tomar la píldora, porque todo me va mal o simplemente porque sí, pero últimamente no hago más que comer y llorar. Continuamente. Por cualquier cosa. Lloro porque como y como porque lloro. Pero también lloro y como porque odio a mis compañeros de universidad, porque no sé cómo hacer varios trabajos para clase, porque soy incapaz de hacer las cosas que me gustan.... Y porque, para qué engañarnos, sí pesando 60 kilos me parecía que era un monstruo feo y enorme imaginaos ahora...

El día de mi cumpleaños da un concierto mi grupo preferido. He quedado con varios amigos para hacer cola, así que seguramente nos hagamos varias fotos por puro aburrimiento... Espero salir fantástica en esas fotos, pesando como mucho 60 kilos y con mi maravilloso vestido nuevo.
Lo necesito. Nunca he creído en el karma, pero siempre he pensado que de alguna forma el mundo nos recompensa por las cosas que nos salen mal. Llevo un mes horrible por cosas que creo que no me merezco y quiero una compensación. Y creo que poder salir bien en unas fotos sería una buena recompensa.

miércoles, 14 de marzo de 2012

Después de la entrada anterior me di cuenta de mi error: ese día sí estaba completamente perdido. Por la tarde habíamos quedado con mis tíos a cenar tapas.
Al día siguiente pesaba 63,3 kilos.

Harta de engordar y engordar, he decidido hacer más ejercicio, pero de forma distinta. A mi media hora de bici le he añadido algunos pasos de danza oriental.
Hace unos años iba a clase de dan
za oriental y me encantaba. Pero lo dejé porque de la clase yo era la única joven, las demás alumnas eran de la edad de mi madre o mayores.
En realidad saqué del fondo de un cajón mi libro de danza con la intención de bajar esa tripa terrible que me está saliendo (es una tripa de esas muy prominenetes que parecen gelatina porque no tienen músculo en el que agarrarse y no dejan de moverse), pero después de tres días estableciendo una rutina me he acordado de por qué me gustaba tanto la danza oriental.
Después de mucho tiempo sin bailar he perdido la práctica y las cosas no me salen tan bien como antes, pero ya me volverán a salir poco a poco.
Ya que me he puesto a bailar, en el calentamiento también aprovecho y hago estiramientos. ¡e perdido mucha flexibilidad! Aunque no sé por qué me sorprende, si llevo casi dos años sin hacer estiramientos como es debido.

No me acordaba de lo bien que me sentaba bailar. Llevo tres días con agujetas pero no me importa.

domingo, 11 de marzo de 2012

Día 41


Quedan 41 días para mi cumpleaños.
Tengo intención de lograr adelgazar al menos hasta los 60 kilos, pero intentaré bajar un poco más.
La verdad es que siempre digo que voy a hacer dieta, que me voy a portar mejor con las comidas, pero al final nunca lo hago. Sí, lo sé, soy un desastre.
Pero hoy luce el sol y tengo ganas de intentarlo.
Creo que hoy ya es un día perdido, no he parado de comer y luego tengo que hacer una tarta! Pero no me quiero desanimar tan pronto, así que voy a hacer ejercicio para al menos bajar algo de la comida.

Buff... Sigo pesando alrededor de los 62 kilos: 62,4. Sé que es un número horrible, pero al menos he adelgazado 300 gramos.
Poquito a poco... conseguiré pesar 60 kilos!

viernes, 9 de marzo de 2012

Preparándome para mi cumpleaños

Pues sí, dentro de poco más de un mes habré cumplido un año más. Como siempre, me aterra hacerme un poco más vieja. Aunque después de superar la barrera de los 18 ya me da más igual. Es como si ya hubiese asumido que ya no soy una niña y de alguna manera duele menos.
Pero eso no significa que no me moleste, el número 19 no me gusta.

Como se acerca mi cumpleaños he decidido ponerme algunas metas para cumplir antes de ese día.
La primera es volver a los 60 kilos. Llevo tanto tiempo pesando 62 kilos que ya he empezado a acostumbrarme a ellos. Y eso no me gusta nada. Como siga así den
tro de unos meses pesaré 100 kilos!!
La segunda meta es terminar un trabajo de la universidad. Había pensado en hacerlo en semana santa. Es un trabajo en grupo, pero de momento he conseguido convencer a uno de los chicos. A otro va a ser fácil convencerle y a las dos chicas.... No vienen nunca a clase y no tenemos sus móviles, tuenti, facebook ni nada, así que prácticamente no contamos con ellas. Con otro trabajo me quejaría, pero con éste es casi mejor ser sólo tres.
La tercera meta no sé si imponérmela o no. Es cortarme las puntas del pelo y darme un baño de color pelirrojo. Últimamente tengo el pelo fatal. Necesito urgentemente cortarme las puntas y ya casi no me brilla. Y lo del baño de color es puro capricho. Siempre me ha gustado el pelo rojo, sobre todo porque yo de pequeña era pelirroja (no de ese tono anaranjado, sino que tenía el pelo rojo oscuro). Pues lo quiero tener de ese tono otra vez. Un pelirrojo natural pero oscuro.

Últimamente estoy muy estresada. No paro de pensar en la de cosas que tengo que hacer para clase, pero luego no hago nada, ni la mitad de lo que podría hacer en un día.
Además por mucho que me diga a mí misma que no tengo hambra, no dejo de comer y por mucho deporte que haga no me sirve de nada. No sé si es por la píldora, que me hace comer sin parar, el estrés absurdo que sufro o simplemente porque mi mente y mi cuerpo se han puesto en mi contra y cuando me doy cuenta estoy comiendo.



domingo, 4 de marzo de 2012

A veces desearía cometer una locura y acabar en un hospital o en un psiquiátrico. Cortarme las venas, ingerir demasiadas pastillas... cualquier cosa. No quiero morir, sólo quiero retirarme una temporada del mundo. Quiero estar sola, que la gente deje de molestarme (porque a veces me molesta su sola presencia). Y sé que si algo me pasara no le importaría a nadie.
Quiero que me den algo para sentirme mejor conmigo misma. Que me obligen a ir a un psicólogo, porque soy incapaz de ir por mi propia voluntad pero sé que lo necesito urgentemete. Quiero que me haga llorar, que me permita desahogarme y contarle todas esas cosas que soy incapaz de decir y que apenas tengo valor para escribir.
Quiero desaparecer
por un tiempo del mundo y ser una persona nueva al volver.
No quiero seguir siendo quien soy. No quiero seguir sintiendo todas esas cosas que siento. Últimamente sólo tengo ganas de llorar. Pero las cosas nunca me han ido mejor.
He sacado buenas notas, incluso en una asignatura que ha suspendido todo el mundo. No he discutdo con mis padres ni con mi novio. Tengo amigos (si ellos me permiten llamarles así, no sé qué es lo que pensarán ellos de mí) con los que puedo hablar de cualquier cosa, incluso de muchas de las que con mis anteriores amigos no podía hablar.
En realidad lo único que me va mal es que no paro de engordar. Pero eso no me haría sentirme tan mal como se siento ahora. Me hace mucho daño, es un continuo sabor amargo en mi boca que a veces me hace sentir terriblemente mal. Pero ahora eso sólo supone la gota que colma el vaso.
El problema es que no sé qué es lo que me está afectando tanto.
Hacía mucho tiempo que las cosas no me iban tan bien como ahora. ¿Entonces por qué lloro?

lunes, 27 de febrero de 2012

¿Por qué sigo intentándolo, si sé que no lo voy a conseguir? ¿No sería más fácil asumir que no puedo dejar de comer, que cada día estaré más gorda y seré más asquerosa? Sería más fácil olvidarme de los prejuicios, olvidarme de todas esas cosas que ahora me parecen importantes.
Pero no puedo. No puedo dejar de pensar como siempre he pensado.

Desde que tengo memoria, no he parado de odiarme por pesar demasiado y ser tan fea. No recuerdo no haberme mirado nunca con disgusto en el espejo.
Sin embargo, nunca he sido capaz de dejar de comer.
Aunque creo que por fin he encontrado la respuesta al por qué de mi adicción a la comida.
De pequeña, a mi hermana y a mí nos cuidaba una au pair hasta la hora de la cena.
Nos recogía del colegio, nos preparaba la comida, hacíamos los deberes con el
la, nos llevaba al parque... Cuando terminábamos los deberes siempre nos daba galletas o algo así. Pero cuando mi hermana se fue haciendo mayor, comenzó a llevarse mal con ella. Siempre discutían, peleaban... y yo me convertí en su niña mimada. Siempre me trataba mejor que a ella. O al menos eso es lo que yo pensaba entonces. Pero ahora he descubierto que, por muy ricas que estuviesen las galletas con chocolate, que me diese algunas cada vez que hacía algo bien no era nada bueno. Me volví dependiente de esas galletas, del chocolate y del dulce en general. Y aún hoy en día sigo recompensándome a mí misma con dulces. muchas veces en mi cabeza pienso en dulces y me digo a mí misma: "Cuando termines con ésto puedes ir a la cocina y comer una galleta".
Tengo que volver al psicólogo para que me quite estas manías horribles que tengo. Pero me da miedo ir. No quiero volver a la psicóloga a la que iba antes porque me da vergüenza volver. Pero tampoco quiero buscar otro. No me gusta hablar, odio tener que hablar durante una hora o más. Mostrándome débil ante una persona que en el fondo sólo puedo pensar que se está riendo de mí. Odio ir al psicólogo y salir llorando.

jueves, 23 de febrero de 2012


No, no he conseguido pesar de nuevo 60, de hecho lo primero que hice fue engordar aun más. El primer día parecía que me iba bien, el peso más bajo fue 61,0. Pero al día siguiente no bajé de los 62. De hecho antes de ayer pesé 62,9 kilos, un horror.
Pero ese peso me hizo abrir los ojos. Ese día desayuné como siempre, pero le dije a mi madre que las siguientes comidas serían única y exclusivamente de fruta. Creo que ha sido una de las pocas veces en la vida en las que me ha hecho caso. Pero sólo porque ella también apuntó a tomar fruta.
Gracias al día de fruta ayer pesaba 61,4. Y hoy, a pesar de haber tomado ayer más chocolate que lo normal para mí en toda una semana, peso 61,2. Con suerte mañana veo definitivamente los 60 kilos y vuelvo a la normalidad.

¡¡¡¡He aprobado todas las asignaturas del primer cuatrimestre!!!! Hasta ayer sólo sabía tres notas, pero ahora sé todas: Dos sobresalientes, dos notables y un aprobado. El aprobado me ha fastidiado bastante, pero si tenemos en cuenta que esa profesora ha suspendido a la mitad de la clase (o más), ese aprobado es para mí un sobresaliente.

El sábado celebré San Valentín con mi novio. Me fuia su casa a pasar el día. Después de comer me fui un momento a su cuarto y cuando volví al salón se arrodilló ante mi y me regaló un ramo de flores de gominolas. ¡Me emocioné un montón! Me pareció monísimo que se arrodillase y sabe que me encantan las gominolas... ¡Pero son muchas y yo pretendía adelgazar! Al final del día, después de hacer comido y cenado pasta y haberme regalado las flores, le dije que me quería engordar para comerme.

jueves, 16 de febrero de 2012

Zu dick


Me prometí que no volvería al blog hasta haber vuelto a los 60 kilos, pero no he cumplido.
Quizás hubiese sido más fácil si no hubiese hecho galletas, si no me hubiese comido la mitad de la masa antes de hacerlas y si no me hubiese comido la mitad del glaseado que sobró. Al menos las galletas no son para mí. El problema es que hoy he tenido que hacer más porque mi madre me ha pedido para mañana, que va a celebrar su cumpleaños con las vecinas y va a hacer una merienda en casa. Me encanta hacer galletas y cocinar en general, pero lo odio en días como esta semana, qque no puedo dejar de comer.

Acabo de terminar con la última hornada. Estoy llena de masa de galletas y una galleta que me acabo de comer. ME ODIO. Ahora voy a hacer una pausa, voy a tomarme un té de frambuesa y me pondré a decorar las galletas. Sin tomar ni un miligramo de glaseado. Sin probar ninguna galleta. Cuando termine tocaré un poco el violín, terminaré de pasar los apuntes a limpio y me sentaré en el sofá a ver la televisión o a leer mientras mis padres cenan. Hoy no me puedo permitir el lujo de cenar.

...

He empezado el segundo cuatrimestre, con profesores y asignaturas nuevas. De momento sólo me gusta un profesor, a los demás les encuentro alguna pega. Por ejemplo, el profesor de historia medieval... me gusta mucho cómo da las clases, se nota que le apasiona el tema y es eficaz. Pero es el típico profesor que suspende al 90% de la clase. De hecho, en las horas que tenemos con él nuestra aula está llena de gente que no conocemos.

...

Ayer fui a la ginecóloga. Iba a entregarle los resultado de unas pruebas y ya de paso a pedirle tomar la píldora. No me ha hecho falta que se lo dijese yo, me ha preguntado ella directamente. Así que a partir de unas semanas empezaré a tomar la píldora. Estoy feliz porque llevo casi un año queriéndola tomar, pero... Me da miedo quedarme embarazada. Sé que hay menos posibilidades que utilizando preservativo, pero... El preservativo lo veo y puedo saber si ha funcionado o no, pero la píldora... no veo cómo funcionan las hormonas T.T Además me da miedo engordar por culpa de la píldora.

...

Y esta vez sí prometo que de verdad no volveré a actualizar hasta que pese 60 kilos. O hasta marzo, que sino como siga como estos días no vuelvo nunca al blog.

lunes, 13 de febrero de 2012

Viaje a Lisboa


Cómo decirlo.... ¡Ha sido el mejor viaje de toda mi vida!

He vuelto hace menos de tres horas, estoy agitada, cansada, tengo la cara quemada.... pero me siento genial.
Todos nos hemos llevado genial (excepto una chica que nadie sabe realmente por qué no se dio cuenta de que en el viaje no pintaba nada y no queríamos echarla tampoco. No es que nos hayamos llevado mal con ella, pero no encaja y hacía cosas que no debería hacer), no hemos discutido, he conocido mucho más a fondo a todos...
Eso sí, no hemos visto muchas cosas cosas porque entre que nos perdíamos de vez en cuando, nos daban la información mal y que no hacíamos algo bien nos hemos quedado sin ver algunas cosas importantes. Pero el viaje ha sido muy muy divertido y me lo he pasado genial.
Hemos tenido conversaciones sobre arte, política, más arte, nuestros problemas etc., más arte... Ha sido muy interesante.
Ahora sólo espero que mañana en clase no nos miremos como extraños y que nos sigamos llevando igual de bien.

Tema comida: he intentado cenar sano. Digo cenar porque las comidas las hemos hecho a base de bocadillos porque no disponíamos de mucho dinero. Pero un día cené pasta. Los desayunos eran en principio leche con cola cao y cereales, pero estuve los primeros días sin ir al baño así que me compré galletas digestive con chocolate...el número de calorías por desayuno aumentó. Ayer encima merendé medio gofre, porque conseguí que uno de los chicos lo compartiese conmigo. Hoy me he comprado una bolsa de m&ms. Creo que ese ha sido mi mayor error.
Nada más llegar del aeropuerto, sobre las 4 de la tarde, me he pesado. 61,4. No sé si eso significa que he adelgazado o que sigo igual.

miércoles, 8 de febrero de 2012

Vacaciones! ^^

¡Por fín! No me lo puedo creer, estoy de vacaciones ^^
Mañana me voy por fin a Lisboa, estoy impaciente. Nos vamos de madrugada, pero aun así no me importa, me apetece mucho desconectar de todo.
...

Además estoy feliz porque tengo un 8 en filosofía!!
...

Hoy he quedado a comer con mi novio. Habíamos quedado a las 10:30. Como hacía mucho frío, hemos acabado en una cafetería, donde cada uno se ha cogido algo para desayunar. Me he pedido un muffin de chocolate y, para qué negarlo, me ha sabido a gloria. Sólo después de terminármelo empecé a tener remordimientos.
En la comida pedí una hamburguesa que no me terminé y coca-cola light.
Luego hemos estado caminando por un centro comercial.
...
Normalmente me peso antes de desayunar y después de ir a clase. Hoy pensé que la segunda vez que me pesase pesaría bastante más, pues ha sido después de comer. Pero la báscula ha marcado 61,7!! Parece que no me va tan mal desde las dos últimas entradas. Y espero aprovechar y adelgazar en el viaje ^^ Espero volver pesando 60 kilos!!!
...
Espero que estos días os vaya genial!!
Muchos besos y abrazos!! ^-^

lunes, 6 de febrero de 2012


Sólo me queda un examen y estaré de vacaciones!!! =D
Hoy estoy de buen humor. ¿Será porque me he quitado de encima el examen más difícil o porque me han vuelto a decir que el examen del miércoles es mucho más fácil de lo que lo pinta el profesor (y me lo ha dicho una chica que no va muy bien en la carrera)?
O simplemente porque estoy harta de estar triste y agobiada.
Sí sí, hoy tengo ganas de reir.
...
Cada vez se acerca más Lisboa... ¡Estoy impaciente!
Llevamos dos o tres días preguntándonos los unos a os otros si hemos hecho ya el check-in, si no hace falta hacerlo, si lo hacemos ya en el aeropuerto... ¡Y no llegamos a ningún acuerdo! Por una parte me pone nerviosa no tener hecho el check-in (porque si no sabemos si está hecho es que no lo está xD), pero por otra parte nos lo estamos pasando genial discutiendo xD.
...
Para cuando vuelva de Lisboa quiero hacer bastantes cosas
1. preparar algún postre para San Valentín
2.ordenar mis fotos del ordenador
3.comentar en los blogs y buscar alguno más (de verdad, juro que a partir de ahora volveré a comentar)
4.ordenar mi cuarto (enterito, cada rincón, cada cajón...)
5.Hacer como mínimo 20min. de bici al día o volver a apuntarme al gimnasio
6.empezar a estudiar antes y empezar a pasar a limpio los apuntes antes
7.comprarme ropa (necesito jerseys y camisetas más elegantes)
8.volver a ver Fullmetal Alchemist (una de mis series favoritas. sé que no es "buena", pero eso no significa que no me encante)

Ya se me ocurrirán más en otro momento y editaré esta entrada para acordarme ^^
...
Sigo sin adelgazar. Ni un gramo, hoy pesaba exactamente lo mismo que ayer. Pero al menos no he engordado y eso es de momento lo más importante. Aunque me fastidia un poco porque ayer sólo cené un yogur 0% y luego hice un poco de ejercicio >.<


domingo, 5 de febrero de 2012

Sigo igual....


¿Cómo decir que hace casi un mes que no peso 60 kilos? ¿Cómo decir sin sentirme horriblemente mal que hoy me he sentido (casi) feliz al ver que la báscula marcaba 61,6 kilos después de desayunar? Pero esa alegría no ha durado mucho, después de comer fuera de casa pesaba 63 kilos. ¿Tanto he comido? De verdad, creo que he perdido el sentido del hambre, el sentirme llena... parece que a mi cuerpo todo eso le da igual. O quizás sea simplemente el estrés. No sé, no me parece que esté comiendo tanto, pero se supone que el estrés hace que nos "hinchemos" porque creamos un exceso de un tipo de hormonas de noseque (sí, ayer intenté leerme un artículo sobre las cosas que nos hacen engordar en una revista, pero estaban mis padres delante asi que decidí no leerlo entero por si acaso acarreaba preguntas.

Le he dicho a mi novio que estoy harta de los exámenes, de no parar de estudiar, de tenerme que aprender cosas de memoria y que al día siguiente se me haya olvidado la mitad, que me duele la espalda, que no puedo parar de comer...
Sé que no debería haberle dicho nada sobre la comida, pero estoy tan harta... Muchas he dicho que necesito hablar con alguien que no me conozca de nada, pero otras veces necesito a alguien que me conozca mejor que nadie... y ese es él.
Ahora el problema es que no me ha dicho nada, así que tengo dos opciones: 1. no me ha hecho ni caso y ha pasado de mí. 2. Ahora está mucho más preocupado de lo que está normalmente porque "ya empezamos con lo de la comida...."

Sólo tres días más y estaré en Lisboa con mis amigos. Sólo temo a las fotos.
Quiero tener fotos para recordar los momentos felices que paso, soy una fanática de hacer fotos, siempre procuro llevar una cámara encima o el móvil con sitio en la cámara, peroluego odio en 90% de las fotos en las que salgo.

sábado, 28 de enero de 2012

¿Qué puedo hacer?


No puedo parar de comer. Estoy nerviosa, tengo ansiedad... y la única "solución" que he encontrado es comer.
Esta semana no he dejado de estudiar y todavía me quedan dos semanas más. ¿Pero cuál es el resultado de estuidar? Engordar. Es lo único que he conseguido. Lo que estudio no se me queda en la cabeza porque no puedo parar de pensar que debería hacer más deporte porque no paro de comer. ¿Pero de donde saco tiempo para hacer deporte si tengo que estudiar?
Cada vez peso más, además parece que mi tripa se ha convertido en una cámara de aire que no quiere salir y trata de retener aun más aire. Nunca antes me había sentido tan hinchada.

Quiero terminar ya con los exámenes. Si sé que voy a suspender ¿para qué me empeño en estudiar?

viernes, 20 de enero de 2012

Exámenes


El día 30 de enero empiezo con los exámenes.
Tengo miedo, mucho miedo. Por alguna razón no logro que se me queden las cosas en la cabeza.
Esta semana me he quedado tres días en la universidad. Dos hasta las seis de la tarde y uno hasta la hora de comer. Sí, lo sé, no es mucho, pero no estoy acostumbrada a estudiar.
El lunes no me quedé porque había quedado con un amigo para ir a su casa a ver una película. A media película se terminó la batería del ordenador. Nos quedamos por lo menos media hora en el sofá, tapados con una manta y medio dormidos.
El domingo ya había quedado con ete amigo, que me invitó a una fiesta japonesa y me presentó a sus amigos de cuando iba a clases de japonés. Me lo pasé muy bien, aunque no paraba de toser y sonarme la nariz y no sé si en algún momento tuve un poco de fiebre. Pero mereció la pena ir.

A pesar de que no sepa estudiar, sé que si voy a la biblioteca se me quedan muchas más cosas en la cabeza y hago muchas más cosas que en casa.

Después de los exámenes nos vamos 11 de la clase a Lisboa. ¡Al fin alguien me deja ir con ellos de viaje y no me rechazan! Me pongo eufórica de sólo pensar en el viaje.

Pero sobre el peso....
últimamente mi cuerpo (o mi báscula) ha decidido hacer cosas raras. Hay mucha diferencia de peso entre un día y otro, sin que yo coma mucho o casi no coma. Un día puedo pesar casi 59 kilos y al siguiente casi 62. Pero por mucho que me pese a lo largo del día ese peso se "mantiene". Es decir, no es que la primera vez me haya pesado mal.

viernes, 6 de enero de 2012

Nightmares and loneliness

Últimamente no dejo de tener pesadillas. Aunque no puedo llamarlas pesadillas exactamente, sino que más bien son sueños inquietos, en los que no dejan de ocurrir cosas inquietantes. Muchas veces no me acuerdo de lo que he soñado, pero siempre me despierto con sensación de angustia. Pero a veces me acuerdo de alguna sensación más: sentirme gorda, que estoy hinchada, vergüenza.... Y no sé si es porque no paro de comer, cada día engordo más, no dejo de pensar en lo mucho que estoy engordando o todo a la vez.
Cada vez me apetece menos ir a dormir.

...

¿Cómo puede ser que tenga problemas con todos mis trabajos en grupo? En uno las chicas pasan de mí y en el otro hay una chica que siempre nos envía las cosas tarde. Yo ya no sé qué hago mal al elegir grupo.

...

El miércoles tengo un examen. De filosofía. Mi hermana estudia filosofía, ella es la inteligente. Yo NO tengo ni idea de filosofía, mi mente no da para tanto. Voy a suspender T.T
Y el martes o alego así puedo exponer un trabajo. No sé si exponer o no. Vale sólo media nota, o un cuarto si lo hago al día siguiente. Pero no sé si me merece la pena, porque en los otros grupos, que ya lo han expuesto, el profesor les ha dicho al 99% que su trabajo estaba fatal. No me apetece que me dejen en evidencia y me sentaría muy mal, lo sé, incluso las cosas que sé que me van a decir y estoy "preparada" para ellas me duelen.

...

Tengo ganas de quedar con amigos. Mañana hemos quedado para celebrar el cumpleaños de una amiga, pero no sé por qué justo con esas personas no me apetece mucho quedar. Creo que es porque a algunos de los que van a ir no les conozco y yo si hay gente nueva suelo estar más callada de lo normal y lo paso fatal.
O quizás es simplemente que quiero quedar con un amigo con el que nunca pensé que me llevaría tan bien y con otros amigos más. Siempre pensé que sería más amigo de mi hermana, pero desde el verano hablo mucho con él y últimamente le he contado de todo y justo hoy que ha salido quiero desahogarme pero no tengo con quien hablar. Mi otra persona importante con la que puedo hablar de todo tiene el móvil estropeado y no tengo forma de hablar con ella.
Oh, genial. Estoy sola en casa, he cenado aunque nadie me haya obligado. He cenado más que nunca. No tengo a quien contarle una cosa que para mí es muy importante y no puedo porque no hay nadie!
No tengo a nadie a quien decir que cada día mi vida va a peor, que todo es demasiado para mí. Que tengo ganas en parte de que empiecen las clases para no tener tiempo de pensar en otra cosa.